viernes, 2 de octubre de 2009

Los Nazis en México (Parte II)

Acción Nacional y los NAZIS en los 30's y 40's

De cómo los nazis se infiltraron a través de funcionarios creando al PAN

El abogado Francisco Javier Paoli Bolio fue activista del PAN desde 1993 hasta fechas recientes bajo la protesta de que su partido se había convertido exactamente en lo que antes trataba de combatir: "El corporativismo", añadiendo ciertas pequeñas cosas que hicieron las grandes y eventualmente orilló al señor Paoli a renunciar al PAN, partido que de acuerdo a él se convirtió en apoyo de grupos de ultraderecha y movimientos fanáticos de supremacía racial (en el caso de México, los criollos con ascendencia europea), tal y como a finales de los años treinta del siglo pasado lo habían estructurado las élites nazis insertas en México.

Recientemente en el magazine "QUO" fue publicada por Juan Alberto Cedillo un condensado de su libro a publicar en el futuro llamado: "Operación Pastorius" en el que relata el cómo cuando y dónde los nazis hicieron acto de presencia a través de una serie de espías que se congraciaron con empresarios y políticos mexicanos tal y como menciona a Ramón Beteta, Miguel Alemán Valdés y Maximino Avila Camacho, hermano del entonces presidente Manuel Avila Camacho entre otros quienes se vieron envueltos en los encantos de la actriz Hilda Krüger quien gozaba de los favores de Herman Gohering en Alemania y desde luego de toda la protección de Reich quien utilizó los favores que el gobierno mexicano le debía a Alemania (comprar y procesar todo el crudo mexicano cuando los EEUU e Inglaterra boicotearon a Lázaro Cárdenas por la expropiación petrolera en 1938). La actriz en cuestión se enredó con muchos políticos y empresarios como el regiomontano mexicanoalemán Guido Otto Moebius (iniciador de ciertos y múltiples imperios actuales, entre ellos Apodaca Records).

El artículo menciona principalmente la participación de Hilda en el espionaje de la Alemania NAZI sobre Estados Unidos desde México en donde era relativamente fácil engatuzar y cohechar funcionarios corruptos (el gobierno de Avila Camacho se destacó por ser uno de los peores en la historia de México) pero los NAZIS contaban con otros apoyos a un nivel de confianza y organización en el equipo de Juan Andreu Almazán, quien fue "derrotado" en los comicios presidecniales por Manuel Avila Camacho y quien se postuló por Acción Nacional. En ese entonces el partido de derecha apoyaba a todos los infiltrados y los relacionaba con funcionarios fáciles de comprar (casi todos) y al mismo tiempo organizaba fuerzas de choque y ataque cobijadas en grupos de extremismo religioso como los sinarquistas y llevados hasta las universidades a través de grupos del tipo de "Los Tecos" (mediocres émulos de Skull&Bones) en Guadalajara y el actual Yunque en Guanajuato.

Los funcionarios de aquel entonces manejaban tal sed de poder que incluso se atrevieron a juzgar la administración anterior (Lázaro Cárdenas) con tal de no verse inmiscuídos en represalias posteriores en virtud de la expropiación. Se dice que Avila Camacho incluso pensó en revocarla pero irónicamente fué Hitler quién lo convenció de lo contrario toda vez que el crudo mexicano estaba apoyando al ejercito nazi. Resulta un tanto sórdido pensar que gracias al petróleo mexicano ayudara a que la Luftwaffe sostuviera violentos bombardeos sobre Inglaterra y luego México tuviera que solicitar apoyo a esta en el pacífico.

Curiosamente fue la delirante y enfermiza vanidad de Hitler la que le hizo asumir que México era un país manipulable (pleno de gente floja según sus propias palabras) y se confío a ello pero una reunión entre Roosevelt y Avila Camacho en Monterrey puso en alerta a la Gestapo quienes a través de Acción Nacional consiguieron que el intérprete utilizado en esa reunión (Avila Camacho no hablaba inglés y Roosevelt no hablaba español) fuera uno de los muchos amantes de Hilda, un mexicanoalemán establecido en Monterrey, quien le transcribió a la Gestapo los secretos de estado revelados entre mandatarios en esa reunión. Poco después Hitler hizo hundir el Potrero de Llano (buque mexicano petrolero) y eventualmente al Faja de oro. A cambio de cortar el suministro de crudo a Alemania fue que EEUU ofreció apoyo militar a México.

De todo lo anterior, el señor Francisco Javier Paoli Bolio hizo notas al actual partido de derecha que, en efecto, tiene los principios reales del fascismo y la ultraderecha de supremacía de clases y razas.

Messy Blues